Artículo I: Política de Integridad Académica y Seis Valores Fundamentales | Universidad del Turabo

Asuntos Académicos

INTEGRIDAD

Artículo I: Política de Integridad Académica y Seis Valores Fundamentales

 

1.1 Política de Integridad Académica:
La Universidad del Turabo, conforme con su misión institucional comprometida con la educación superior y la responsabilidad social, ha aprobado una Código de Integridad. En el se establecen los principios básicos, que regirán a todos los miembros de la comunidad universitaria y se señalan las responsabilidades correspondientes.

La integridad establece la realización de actividades académicas de manera abierta, honesta y responsable. Es la guía básica principal para todos los miembros de la comunidad universitaria.

Los principios de integridad académica a seguir en la Universidad del Turabo, son los siguientes:

  • Afirmar la importancia de la integridad académica
  • Fomentar el amor al aprendizaje
  • Tratar a los estudiantes como entes de ellos mismos
  • Valorar la diversidad reconociendo, respetando y defendiendo la unicidad de las personas
  • Promover un ambiente de confianza en el salón de clases
  • Fomentar la responsabilidad estudiantil siguiendo la normativa que establece la integridad académica
  • Clarificar las expectativas de los estudiantes
  • Desarrollar estilos de evaluación justos y relevantes
  • Ofrecer oportunidades que fomenten la honestidad académica
  • Enfrentar la deshonestidad académica cuando ocurra
  • Ayudar a definir y apoyar los criterios de integridad académica dentro del ambiente universitario

1.2 Valores fundamentales:
La Universidad del Turabo se beneficia del establecimiento claro de los estándares que establece la Código de Integridad que provee la fundación para llevar a cabo una vida académica brillante, que promueva progreso académico y científico y que prepare a los estudiantes para ser ciudadanos responsables. Nuestra comunidad académica prosperará cuando sus miembros se comprometan entre sí mismos y con otros con el cumplimiento de los siguientes seis valores fundamentales que establece la Política de Integridad Académica:
 

1.2.1 Honestidad
Una comunidad académica de avances íntegros que busca la verdad y el conocimiento, requiriendo honestidad intelectual y personal en el aprendizaje, enseñanza, investigación y servicio.

La honestidad es la base de la enseñanza, aprendizaje, investigación y servicio, y además el pre-requisito para la completa realización de confianza, equidad, respeto y responsabilidad. Las políticas universitarias condenan el engaño, mentira, fraude, robo y otros comportamientos deshonestos que puedan poner en peligro el derecho y bienestar de la comunidad y a su vez menoscabar el mérito del grado académico. La honestidad comienza con uno mismo y se extiende a otros. Los estudiantes y profesores tienen que ser honestos en la búsqueda del conocimiento con ellos mismos y con el prójimo, ya sea en el salón de clase, el laboratorio, la biblioteca o en el campo de juego.

1.2.2 Respeto
Una comunidad académica íntegra reconoce la naturaleza participante del proceso de aprendizaje y honra y respeta la diversidad en opiniones e ideas.

Para que el proceso de enseñanza-aprendizaje sea más gratificante, demanda que éstos se realicen en un ambiente de compromiso y respeto mutuo. Los profesores y estudiantes deben respetarse a sí mismos como individuos, éstos deben además respetar al prójimo como a sí mismo permitiendo así ampliar las fronteras del conocimiento, probando nuevas destrezas, construyendo sobre los logros adquiridos y aprendiendo de los fracasos.

1.2.3 Confianza
Una comunidad académica de integridad fomenta un clima de confianza mutua, promueve el intercambio libre de ideas, y permite a todos alcanzar su máximo potencial.

Las personas responden a la honestidad consistentemente con confianza. La confianza es promovida por los profesores que establecen claramente las guías para la realización de asignaciones y evaluación del trabajo del estudiante; por estudiantes que preparan trabajos honestos y reflexivos y por escuelas que establecen claros y consistentes estándares académicos que además apoyarán investigaciones honestas e imparciales.

1.2.4 Justicia
Una comunidad académica de integridad establece estándares, prácticas y procedimientos y espera justicia en la interacción de estudiantes, profesorado y administración.

Las evaluaciones justas y precisas son esenciales en el proceso educativo. Para los estudiantes son componentes importantes de justicia y predicación, expectativas claras y una respuesta justa y consistente a la deshonestidad. Los miembros de la facultad tienen a su vez el derecho de exigir un trato justo, no solo por parte de los estudiantes, sino también por sus colegas y de la administración.

1.2.5 Responsabilidad
Una comunidad académica íntegra sostiene la responsabilidad personal y depende de la acción que se lleve a cabo en situaciones en que se actúe con perversidad.

Cada miembro de una comunidad académica: cada estudiante, profesor y administrador es responsable de mantener la integridad de la beca y la investigación. La responsabilidad compartida distribuye el poder para superar la apatía y estimula la inversión personal en cumplir con los estándares académicos de integridad.

1.2.6. Valentía
Una comunidad académica íntegra defiende con firmeza los valores fundamentales que la sostienen y tiene el coraje para hacerlos valer en todo momento y ante cualquier obstáculo.

Cada miembro de la comunidad universitaria es responsable de traducir los valores de integridad a acciones concretas, defender los mismos y procurar que éstos se hagan valer. Se requiere valentía para actuar conforme a las convicciones en todo momento, sobre todo en ocasiones en que esas convicciones son puestas a prueba. Los miembros de la comunidad universitaria actuarán con entereza, determinación y compromiso, para no caer ante la presión que se ejerce para que los valores de integridad no prevalezcan.
 

 

ANTERIOR